32 | 2016-08-25

 

TIEMPO DE AVANZAR EN LOS PROPOSITOS DE DIOS PARA USTED






 Josué 2:22 dice: “Los hombres se dirigieron a las montañas y permanecieron allí tres días, hasta que sus perseguidores regresaron a la ciudad. Los habían buscado por todas partes, pero sin éxito”


DOS ESPIAS


Josué envió dos espías para obtener un reporte para determinar el momento correcto donde Dios los haría entrar en la tierra prometida. Después que los espías estuvieron allí y recibieron el reporte de Rahab, donde se enteraron que “el temor hacia ellos se había apoderado de la gente de Jericó”, los espías partieron hacia el “monte” y se quedaron allí tres días. Pero los dos espías se escondieron a sí mismos al esconderse en el monte.


El Salmo 91:1 dice: “El que habita al abrigo del Altísimo se acoge a la sombra del Todopoderoso”.


EL MONTE


Cuando Dios nos lleva hacia el próximo nivel, el sitio para invadir la tierra que nos prometió, es sabio saber hacia dónde ir y encontrar ese lugar secreto en Él. El monte es símbolo de ese lugar oculto de seguridad y refugio donde ningún acosador puede encontrarnos. El enemigo no puede seguir nuestros pasos cuando habitamos en el lugar secreto. En este sitio estamos escondidos en su sombra. El enemigo es expuesto a la luz de Dios, allí podremos ver sus estrategias y esquivar sus tácticas.


El Salmo 17:8-9 dice: “Cuídame como a la niña de tus ojos; escóndeme, bajo la sombra de tus alas, de los malvados que me atacan, de los enemigos que me han cercado”.


UN TIEMPO PARA SOLTARSE


El tres representa la plenitud, así como el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo representan la Deidad (Colosenses 2:9). El tres es el número que representa la plenitud. Luego que los espías se quedaron en el monte por tres días, fueron capaces de dejar el monte y darle el reporte positivo a Josué. Para nosotros, no es suficiente quedarnos por un tiempo. Debe ser el tiempo necesario para desbaratar las tácticas del enemigo. Si los espías hubieran dejado el monte demasiado rápido, no hubiesen podido entregarle el reporte positivo a Josué. Por lo tanto, no hubieran podido tomar la tierra en esa oportunidad. Hay algo que se suelta cuando se cumple la “plenitud de un tiempo”. Cuando Cristo vino a la tierra, lo hizo en la “culminación” de un tiempo. En nuestro caso, existen ciertas estaciones de culminación y tiempos necesarios para que algunas promesas se suelten en nuestras vidas.


Gálatas 4:4 dice: “Pero cuando se cumplió el plazo, Dios envió a su Hijo, nacido de una mujer, nacido bajo la ley”.


Hebreos 6:12 dice: “No sean perezosos; más bien, imiten a quienes por su fe y paciencia heredan las promesas”.


REPORTE ENTREGADO, TIERRA TOMADA


Debido a la paciencia y la habilidad para esperar, los dos espías fueron capaces de regresar con un reporte positivo. Josué estuvo de acuerdo con ello, el resto es historia. Pero estos dos espías jugaron un rol importante porque vieron la tierra y la promesa con una visión celestial: los ojos de Dios y los ojos de la fe. Sus reportes de fe y victoria fueron vitales para tomar su decisión de tomar la tierra.


Hebreos 11:6 dice: “En realidad, sin fe es imposible agradar a Dios, ya que cualquiera que se acerca a Dios tiene que creer que él existe y que recompensa a quienes lo buscan”


¡VICTORIA ACTUALIZADA!


Estamos en un tiempo cuando se inspeccionaron muchas tierras prometidas. Los agentes / espías de Dios fueron y regresaron con un buen reporte. Pero este reporte es tan bueno como nuestra habilidad para escondernos del enemigo y mantenernos enfocados. Ahora, como entonces, es muy importante esconderse en el monte de Dios. Existen muchos propósitos específicos, planes y promesas que Dios desea manifestar a través de nosotros. Al escondernos en Dios, nuestro Monte de Refugio, el enemigo no nos puede encontrar. Nuestra clave es encontrarnos en su lugar de morada, viviendo en obediencia a Él.


Josué 6:15-16 dice: “El séptimo día, a la salida del sol, se levantaron y marcharon alrededor de la ciudad tal como lo habían hecho los días anteriores, sólo que en ese día repitieron la marcha siete veces. A la séptima vuelta, los sacerdotes tocaron las trompetas, y Josué le ordenó al ejército: ¡Empiecen a gritar! ¡El Señor les ha entregado la ciudad!”.


Cuando este tiempo en el monte llegue a su cumplimiento, habrá una ventana de apertura y compromiso para asegurar la victoria. Este es el año de múltiples victorias en cada frente. Pero esta no es una palabra para actuar con pasividad. Debemos ser agresivos al tomar la tierra con las estrategias que el Señor nos entregó. Por lo tanto, debemos recordar que los pasos que damos serán tan efectivos como el tiempo que pasemos con Él en su Monte.




Comentarios

No hay comentarios para esta noticia.-

COMENTAR, OPINAR

*El mensaje queda pendiente de aprobación